UFBAL

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra
Página inicial Estudios bíblicos ANDAR EN EL ESPÍRITU

ANDAR EN EL ESPÍRITU

 

Hace 15 años una hermana en la fe, que predicaba la palabra de Dios, me hizo una invitación para que llevara el mensaje de apertura en una campaña Evangelística que su Iglesia iba a realizar. Era una Iglesia llena de amor, todas las hermanas se acercaban a darme la bienvenida. Aún no me sentaba y entre ese grupo grande de hermanas, salieron dos mujeres, cuyos rostros reflejaban avidez, necesidad de oír algo diferente. Una de ellas me impactó con la pregunta: ¿TIENES EL ESPÍRITU SANTO?

 

Pensé rápidamente ¿qué era lo que estaban esperando de mí? Simulando no haber escuchado, pregunté: ¿me decía algo hermana? Y la otra mujer contesto rápidamente Sí! le preguntamos: ¿Que manifestaciones del Espíritu Santo hace? Y contesté ¡Ah Sí¡ YO TENGO AL ESPIRITU SANTO PEREMNEMENTE CONMIGO! Parece que no tan satisfechas por la respuesta, cada una nos ubicamos en los asientos. 

 

La Palabra de Dios nos enseña, que en el momento que aceptamos al Señor Jesucristo como nuestro Salvador personal, somos sellados con el Espíritu Santo de la promesa en nuestros corazones. Y es que Andar por el Espíritu, debe ser un estilo de vida en cada cosa que hagamos según la voluntad de Dios, “ya que si vivimos por el Espíritu, debemos andar también por el Espíritu” Gálatas 5:25. 

Por tanto, todo cristiano que tiene a Jesucristo en su corazón como Señor y Salvador debe estar muy consciente que andar por el Espíritu es hacer la voluntad de Dios para agradarle en todo, y no contristar al Espíritu Santo. Pero no todos han hecho consciencia de poseer esta promesa. 

I. ANDAR POR EL ESPÍRITU CONSCIENTEMENTE RECUERDA

1. El primer mandamiento de Jesús: “Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente” Mateo 22:33.

Amor que nos lleva a experimentar todas las manifestaciones del fruto del Espíritu Santo. El Andar conscientemente por el Espíritu, nos hace sentir, en cada paso de la existencia, ese abrazo fuerte, de amor único, incomparable de Dios. Sentir el susurro en nuestro corazón con un ¡ESPERA! Sentir sus manos protectoras llenas de amor que se entrecruzan con las nuestras. Sentir una coraza delante de nosotras, protegiéndonos cuando el enemigo quiere tocarnos. Sentir su fortaleza en la batalla. Nos hace sentir gozo y satisfacción de todo lo que ha hecho con nuestra vida para hacernos como somos, para su honra y gloria. De llenarnos de su paz y acurrucarnos como una bebé al sentirnos en su regazo, cobijada con su perenne presencia. Y que la victoria que disfruta nuestra mente es por su presencia en nuestra vida, de andar en el perfecto caminar (Salmo 119-1).

2. Nos guía El a santificar su nombre, a orar, a leer Su palabra, a predicar Las Buenas Nuevas a tiempo y fuera de tiempo (Mt 6:9; Mt. 26: 41; Juan 5:39/ 2.Tim.4:2).

De la perfecta comunión con Dios es que nos permite andar y vivir sujetas, plenamente por el Espíritu.

3. Nos CONFRONTA a ver el mundo como Él TODO PODEROSO quiere que lo veamos.

Aplicando el segundo mandamiento de Jesús, “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (M6t. 22.39).

Nos motiva a ser gratas, a manifestar nuestra gratitud al OFRENDAR dulce y bondadosamente.

Nos recuerda que otros están necesitando todo lo que cargo en la bolsa (2 Co.8:2).

Nos refleja en el prójimo el rostro de Jesús a pesar de la escoria humana que sean y acogerlos como a ángeles, a pesar de…(Gál.4:4).

Nos lleva a vivir plenamente y producir El fruto del Espíritu con todos sus elementos sin que falte uno de ellos (G.5:22-23). Podemos engañar a la gente con nuestras actitudes llenas de supuesto amor o bondad aparente, pero a Dios no lo podemos engañar, porque El ve nuestros corazones (1Cor.13:3).

  • Cuando andamos por el Espíritu, es que podemos aplicar el único CÓDIGO de ETICA incorruptible, porque vivimos por el Espíritu (Ga. 5:16-17; Fil-4:8).
  • Este nos lleva a discernir entre lo bueno y lo malo.
  • Nos permite tomar y enfrentar decisiones propias, correctas o incorrectas.
  • Luego accionar, esperando la reacción que conlleva cada acción nuestra.

Y aceptar las CONSECUENCIAS de esas buenas o malas decisiones que tomé, y buenas o malas acciones que realicé a pesar de ser ­pastora, predicadora, misionera, líder, o simplemente una creyente.

II. ANDAR POR EL ESPÍRITU INCONSCIENTEMENTE

Corresponde a todos aquellos cristianos que turbados han olvidado el “sentido de pertenencia eterna” que El SEÑOR JESUCRISTO nos brindó al derramar su sangre.

Contristamos al Espíritu Santo:

No estar conscientes de que el Espíritu Santo conoce todo nuestro caminar (Salmo 139:3).

Olvidamos su primer amor, nos volvieron a las fábulas (2 Tim 4:4).

No estamos conscientes, de quien les acompaña. “Y habiendo creído en él, fuimos sellados con el Espíritu Santo de la Promesa” (Efesios 1:13).

Olvidamos que somos las niñas de sus ojos. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios (Juan 1:12).

Olvidamos que con amor eterno nos ha amado; por tanto, nos prolongó su Misericordia (Jer.31:3).

Olvidamos que Dios envió todos nuestros pecados a lo profundo de la mar.

El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará a lo profundo del mar todas nuestras iniquidades (Mi.7:19).

lvidamos que este Dios es Dios nuestro eternamente. Él nos guiará aún más allá de la muerte (Sal.48.14).

Es vivir constantemente en el desierto, perdidas y perdiendo todo aquello que Dios quiere darnos hoy y a futuro . Él te dará una piedrecita blanca (Ap.2:17). 

III. ¿A dónde huiré de su Espíritu? Sal. 139: 7-12. (Leerlo.)

Dios nos escogió desde antes de la fundación del mundo, sus ojos vieron nuestro embrión; nos dio de su Espíritu, mas nunca saldrá de nuestra vida. Llegó a nuestras vidas para quedarse perennemente y por siempre con y dentro de nosotros. Y en el proceso, si nosotras hemos rendido TODAS las áreas de nuestra vida a Dios ( Rom. 12:1,2 6:13). Es que seremos llenas del Espíritu Santo, cuando vivimos en pleno sometimiento y rendición al Soberano Dios (Juan 7:39).  

Josefina López de Santillán
Vicepresidenta de Ecuador  

 

UFBAL EN EL YOUTUBE

Noticiero

Banner

Biblia online

Banner

Audio online

Banner

ABM

Banner

ABM Depto. Mujeres

Banner

UBLA

Banner